• VIAAQUA

BENEFICIOS DEL EJERCICIO CARDIOVASCULAR

El ejercicio cardiovascular o cardio, es beneficioso para nuestra salud, no sólo porque mejora el funcionamiento del corazón y del sistema motor, sino también, porque aumenta la resistencia y reduce el estrés y la ansiedad.


Correr, bailar, hacer spinning, saltar a la cuerda o nadar, son algunas de las actividades cardiovasculares que permiten mantenerte en forma, al mismo tiempo que facilita la pérdida de peso.


Con respecto a eso último, el ejercicio cardiovascular ayuda a perder peso, por el simple de hecho de representar un gasto calórico o por generar un déficit calórico. Para ello, es aconsejable ejercitarse con una frecuencia de 3 a 5 días a la semana durante 30 minutos y acompañar el entrenamiento con una alimentación saludable (adaptada a los requerimientos de cada persona). Recuerda, no importa la cantidad de ejercicio que hagas, sino lo constante que seas a lo largo del tiempo.


También, nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, mantiene estables los niveles de colesterol, mejora la tensión arterial, controla los niveles de azúcar en sangre; además de mejorar la circulación sanguínea y aumentar la flexibilidad arterial.


Al leer este blog, muchos se preguntarán qué sucede con la alimentación. A continuación detallaremos algunas recomendaciones a tener en cuenta para antes y después de realizar ejercicio cardiovascular.




Para realizar este tipo de actividad, nuestro cuerpo consume principalmente los hidratos de carbono. La glucosa (azúcar) se almacena en el músculo y en el hígado en forma de glucógeno. Cuando decidimos realizar ejercicio, nuestro músculo ‘se activa’ y empieza a ‘vaciar’ las reservas de glucógeno muscular. Para evitar que se “vacíe” nuestra reserva, es importante la ingesta previa de hidratos de carbono, como por ejemplo: frutas, yogurt, pan de molde con mermelada (si el ejercicio se va a realizar en los próximos 30 minutos) o incluso papa, pasta, arroz o quínoa (si se consume entre los 60 y 90 minutos antes de comenzar la actividad).


Una vez finalizada la actividad física, sólo si esta fue bastante exigente y demandó más de 1 hora de duración, es aconsejable consumir alimentos que permitan la recuperación, ya que el depósito de glucógeno, seguramente, haya disminuido. Por lo tanto, y dependiendo del momento del día (almuerzo/ cena o merienda) se aconseja la ingesta de: frutas y otros hidratos de carbono con fibra, como por ejemplo: avena, pan integral, galletas de arroz, bebidas deportivas, arroz integral, fideos, papas, boniatos, etc.


Si el entrenamiento cardiovascular estuvo acompañado de entrenamiento de fuerza, en estos casos es necesario reponer también con proteínas, consumiendo yogurt, leche descremada, quesos magros o incluso huevos, pollo, carnes magras y pescado.


Vale resaltar que estas recomendaciones son genéricas y son para personas que realizan actividad física para mantenerse en forma o por mero entretenimiento. Por lo tanto, en el caso de ser un deportista de alto rendimiento, se requerirá una dieta y un entrenamiento supervisado por profesionales, que ajustarán la rutina y la alimentación en base a los objetivos que se deseen alcanzar.


Es importante recordar dos cosas, por un lado, no importa el ejercicio, la rutina o la frecuencia que le dediques a la actividad física, siempre debes hacer una entrada en calor, previa a la rutina. De esa forma evitarás lesiones y estarás pronto para hacer ejercicios de media y alta intensidad.


Por otro lado, no olvides que la hidratación (previa, durante y post) es esencial para todo entrenamiento.


Dicho esto, deseamos que les haya gustado el blog y que los motive a mirar nuestras rutinas para seguir o para comenzar a disfrutar el entrenamiento cardiovascular, pero esta vez desde casa!.

57 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sitio Oficial:

VA-Logo-chico.png

© 2020 VIAAQUA Todos los derechos reservados

  • Blanca Facebook Icono