• VIAAQUA

EL APETITO EN TIEMPOS DE ANSIEDAD

Para nadie es un secreto que en estos momentos de tensión y encierro nuestra sensación de apetito puede verse afectada, inclusive puede verse incrementada.


Si tenías una rutina de trabajo, de alimentación y ejercicio bastante estable y organizada esto puede ser una de las causas del problema. Pero, ¿por qué pasa esto?


Los cambios en tu rutina diaria algunas veces pueden ser interpretados por tu cerebro como un estímulo negativo. A esto se le suman las preocupaciones normales que te está generando esta situación, por lo que inconscientemente se genera en tu sistema nervioso un estado de alerta, que se traduce en lo que comúnmente conocemos como estrés.


El estrés se puede definir como un estado de excitación poco placentero que desafía a las habilidades de tu cuerpo para mantenerse en homeostasis o en equilibrio.

Una revisión realizada en el 2018 acerca de la relación entre el estrés y la regulación neurohormonal del apetito, expone que aunque en algunas ocasiones el estrés puede generar una disminución del mismo, en otras, esto puede relacionarse con su incremento (hiperfagia). Definiéndose así el término hiperfagia asociada a la ansiedad. Este mismo estudio, describe que el estrés puede afectar negativamente la segregación de las hormonas encargadas de regular el apetito.


Una de las hormonas que se segregan durante situaciones de estrés elevado es el cortisol la cual según la evidencia científica está muy relacionada con el aumento del apetito. Pero esto no termina aquí, lo curioso es que a raíz de todo esto, nuestro cerebro genera una elección selectiva de alimentos (llamada elección por saciedad específica) la cual tiene preferencia por alimentos con alta densidad calórica ricos en azúcares y grasas (dulces, galletitas, chocolates, frituras, etc).


Adicionalmente el cerebro, al ser capaz de almacenar la mayoría de nuestros recuerdos, crea registros y conexiones entre los alimentos y las sensaciones positivas o placenteras que estos nos generan. Tal es el caso de cuando a un niño se le regala un chocolate si está triste. Probablemente este niño cuando crezca, al estar en una situación de estrés lo primero que le apetezca sea un chocolate.


Así que ya sabes, es totalmente normal que sientas ansiedad por comer alimentos altos en grasas y azúcares, durante la cuarentena. Para contrarrestar estas ganas, te proponemos comer colaciones como: frutas, granola casera, galletas de avena y banana, y helados de yogurt con frutas.

56 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sitio Oficial:

VA-Logo-chico.png

© 2020 VIAAQUA Todos los derechos reservados

  • Blanca Facebook Icono